Potabilización

Publicador de contenidos

Tratamos tu agua

 

El agua bruta captada que llega a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) contiene materia orgánica, inorgánica y microorganismos (patógenos y no patógenos). A consecuencia de esto, el agua suele tener color y turbidez que impide que pueda consumirse directamente. En la ETAP de la Lleda , a través de diferentes procesos (desbaste, floculación y decantación, filtración y desinfección) se convierte el agua en apta para el consumo. Se explican a continuación los diferentes processos que componen el tratamiento.

 

Desarenado/ Desbaste:

Se realiza en el momento de captación del agua. Se hace pasar el agua por tamices metálicos con un ancho de malla diseñado para  evitar que entren a la planta los elementos sólidos de tamaño grande que pudiera haber en el agua.

Pre-oxidación:

En esta etapa se trata el agua con reactivos químicos para reducir la cantidad de compuestos indeseables y para disminuir la carga de algas y bacterias, dejándola preparada para obtener una mayor eficiencia en la etapa posterior. Además se desencadena una reacción química en la que se oxidan metales como el hierro y el manganeso provenientes de los suelos por los que ha pasado el agua en su fuente de origen. Esta oxidación permitirá que después sea más fácil eliminar estos dos elementos químicos. En la ETAP se utiliza como agente oxidante el cloro.

Coagulación y floculación:

En esta etapa, se añaden al agua una serie de reactivos químicos denominados floculantes y coagulantes que provocan que las pequeñas partículas se agrupen. Al ganar peso y volumen, estas partículas en suspensión se precipitan o sedimentan en el fondo con más rapidez.

Decantación:

Una vez que el agua ha sido tratada con sustancias que impulsan la coagulación y floculación de los sólidos suspendidos, se crean las condiciones para que estos materiales precipiten. Para facilitar la sedimentación, los tanques tienen típicamente forma de pirámide invertida, lo que facilita que las partículas más grandes que se han agrupado en flóculos se decanten.

Filtración:

La filtración es un proceso muy útil para separar las partículas sólidas suspendidas en el agua. Los filtros están compuestos por arenas con distintos tipos de grano. El agua circula por ellos, muy lentamente, y las partículas quedan retenidas entre los granos del material filtrante, que funcionan como un filtro. 

Adsorción:

La adsorción permite retener sustancias disueltas en el agua. Es un proceso por el cual los átomos, iones o moléculas son atrapados o retenidos en la superficie de un material. Los principales materiales adsorbentes empleados son las resinas de intercambio y el carbón activo, que retiene, entre otros, sustancias orgánicas que dan sabor y olor al agua, o pesticidas. La ETAP está dotada de filtros de carbón activo para su proceso de afino.

Desinfección:

La desinfección del agua tiene por finalidad la destrucción o inactivación de los microorganismos perjudiciales, patógenos o simplemente molestos que no han sido eliminados en las fases previas del tratamiento del agua.

Puedes consultar el origen del agua en tu municipio en la web del SINAC (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo).